Opciones  
  Sabino Larios ® : Promotor de negocios.
  Todo sobre SABINO LARIOS
  Así soy y como quiero ser
  Mi chica ideal
  Mi comida favorita
  Mis libros o audio-libros favoritos
  Mis lugares favoritos
  Mis metas
  Mi música favorita
  Mi novela de amor
  Mis películas favoritas
  Mi vestimenta
  Otros datos y gustos
  Sitios web creados por mi
  Testimonio
  Lo mejor en la web:
  Bienes, servicios y productos en El Salvador
  El Clima Mundial
  Descargas gratis
  SMS a celulares en El Salvador
  TV mundial online
  Prohibir el ‪‎reggaeton‬ en ‪‎El Salvador‬
  Peliculas On-line
  Ganar dinero con internet sin invertir
  TV online de El Salvador
  Chat
  Descargas para celular Gratis
  Devocionales Cristianos desde tu móvil
  Sermones y Predicas online
  Biblia online
  Peliculas Cristianas
  Web Cristiana
  Artículos, investigaciones para leer, ver, escuchar y compartir
  => Filosofia: Lógica y Lenguaje.
  => Cómo detectar mentiras según la mirada
  => Alimentos y Medicamentos que no se deben mezclar.
  => Provén el cáncer
  => Vivencias de una mascota llamada Peluche
  ¿Quiere un sitio web?
  Club de Twitteros Salvadoreños: Publicidad al alcance de las PYMES
  Bolsa de trabajo
  Donar a El Salvador
  Reflexiones
  XXX El Salvador
  Turismo en El Salvador
  Desahogarse
  Consejos para problemas
  Noticias de El Salvador
  SV L A R I O S
  Descargar navegador MOZILLA FIREFOX Gratis
  Acerca de
  Escríbeme aquí

¡Acércate a Dios!





Visita el perfil de J Sabino de Pinterest.
Alimentos y Medicamentos que no se deben mezclar.
Alimentos y Medicamentos que no se deben mezclar.


Cuando tenemos que tomar medicamentos siempre nos suelen asaltar las dudas de cuando tomarlo, con qué, etc. Pues bien, debemos saber que según la combinación que hagamos, el fármaco puede ganar o perder efectividad. Cúando es mejor tomarlos, es una cuestión que solemos consultar a nuestro médico y aunque la mayoría se absorben bien independientemente de si los tomamos con comida o en ayunas, hay algunos que si los ingerimos con leche o chocolate, pueden provocar una disminución del efecto que harán o bien un aumento. Incluso hay casos en que el medicamento puede perder por completo su efectividad o bien resultar tóxico.La interacción con los alimentos es diferente según el fármaco y no tiene el mismo resultado en todos los pacientes. En ancianos, diabéticos, personas con enfermedades cardiovasculares o problemas de nutrición suele ser más importante. También hay medicamentos que pueden impedir la absorción de alguno de los nutrientes de los alimentos que ingerimos. Por ejemplo, el uso continuado de laxantes puede impedir la absorción de las vitaminas liposolubles. Hay casos en que tomar alimentos y fármacos juntos puede ser beneficioso ya que disminuyen los efectos adversos o bien aumentan la eficacia.Las molestias gastrointestinales de algunos antiinflamatorios pueden disminuir si los tomas después de comer, cuando ya tienes el estómago lleno. El zumo de naranja favorece la absorción de los suplementos de hierro. Los antibióticos aumentan un 50% su absorción si se toman con comida.

1- Que significa cuando dicen....

-Tomar antes de comer:hay que tomar el fármaco unos 20 minutos antes de empezar a comer.

-Después de comer: hay que tomarlo pasados unos 20-30 minutos después de comer.

-En ayunas o fuera de comidas: hay que tomarlo media hora antes o dos horas después de comer.

-Con las comidas: se puede tomar inmediatamente antes de comer, durante o al final de la comida.

-No es lo mismo cada 8 horas que en el desayuno, la comida y la cena. En el primer caso hay que mantener un horario fijo, mientras que en el segundo nos interesa que comida y medicamento vaya junto para evitar olvidos o porque el tomarlo conjunto nos aporta beneficios.

2- Nunca mezcles.

-Tetraciclinas y fluorinolonas (antibióticos) con leche, productos lácteos o antiácidos a base de magnesio, aluminio o calcio, ya que dificultan la absorción.

-La azitromicina y la eritromicina (antiobióticos) deben tomarse con el estómago vacío ya que la comida disminuye su absorción.

-La penicilina oral (amoxicilina, cloxacilina o ampicilina) debe tomarse fuera de las comidas ya que los alimentos pueden retrasar su absorción.

-Las comidas de alto contenido graso y estimulantes como el chocolate, café, té o cola pueden producir efectos adversos si se toman junto con la teofilina de liberación retardada.

-Anticoagulantes orales como la warfarina no deben tomarse junto a alimentos ricos en Vitamina K como los vegetales de hoja verde, coliflor, té verde e hígado.

-Los alimentos ricos en tiramina como los quesos fermentados, pescados en escabeche, ahumados, vino tinto y algunos tipos de cerveza pueden producir crisis de hipertensión en los pacientes tratados con algunos fármacos antidepresivos.

-El ajo tomado en gran cantidad puede potenciar los anticoagulantes.

-El café o el té en grandes cantidades pueden impedir la absorción de hierro.


Con demasiada frecuencia uno escucha acerca de la manera como algunas farmacias se dan el lujo de recetar todo tipo de medicinas, sin hacer preguntas referentes a la condición física de quién está solicitando un remedio para la tos, la alergia, el dolor de cabeza, la gripe, la diarrea, etc.

Ese fenómeno se complementa con el bombardeo que nos llega, mediante mensajes televisivos o radiales, en los cuales se nos invita a tomar todo tipo de pastillas para adelgazar, combatir la acidez, enfrentar la ansiedad, amén de las miles de vitaminas que nos aconsejan para detener los estragos de la vejez, eliminar las arrugas, fortalecer los dientes o enfrentarse a los radicales libres.

Automedicarse es de por sí un delito contra la salud, ya que nadie sabe cómo interactúan ciertos fármacos en el organismo.

Yuli Agudelo Berruecos, toxicóloga clínica y profesora de la Universidad de Antioquia, en Colombia, sostiene que al desconocer cómo actúan los medicamentos al combinarse, pueden anularse los efectos benéficos (dejando a la persona sin tratamiento) o multiplicarse las acciones negativas.

Esto puede agredir cualquier órgano: el estómago o el intestino, donde una sustancia puede impedir que otra se absorba; el hígado, donde se transforman; o en el riñón, cuando se eliminan.

"Tales problemas se acentúan más en la población mayor; lo peor es que, de diez casos que se presentan, estas complicaciones hubieran podido evitarse en seis de ellos", sostiene la toxicóloga.


La voz de la experiencia.


De acuerdo con la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, la interacción puede ser de tres tipos: Cuando dos o más medicinas no pueden mezclarse. Esta interacción de "medicina con medicina" puede causar un efecto secundario inesperado. Por ejemplo, la mezcla de un medicamento que se toma contra el insomnio (un sedativo) con otro para controlar una alergia (un antihistamínico), puede aumentar sus reacciones hasta el punto de que conducir un automóvil o manipular maquinaria se convierten en tareas peligrosas.

Reacción de medicinas con alimentos o bebidas. La mezcla, por ejemplo, de una bebida alcohólica con algunas medicinas puede hacer sentir al paciente cansado o retardar sus reacciones, por condición médica propia del paciente. Cuando hay reacciones a causa de una condición médica existente, el organismo reacciona en forma negativa a ciertas medicinas, haciéndolas potencialmente peligrosas.

Si, por ejemplo, su presión arterial es alta y está tomando una medicina para controlarla, puede experimentar una reacción antagónica al tomar otra medicina para aliviar la congestión nasal. Este factor conlleva al desarrollo de muchas enfermedades para las cuales hay cada vez más tratamientos. "Por eso es obligación del médico entregar toda la información sobre lo que receta, y deber del paciente preguntar y contarle a su médico qué consume, cómo lo consume y qué no".


Combinaciones peligrosas.

Un informe publicado recientemente en The New York Times, concluyó que en Estados Unidos, por ejemplo, se vendieron 3,6 millones de fórmulas médicas, 70% más que en 1994.

El artículo llama la atención sobre el hecho de que la gente mezcla estas medicinas con otras de venta libre, sin estar conscientes que pueden estar armando una combinación peligrosa.

Cuando su médico le recete una nueva medicina, mencione todas las que toma, con fórmula médica o sin ella, incluidos suplementos dietéticos, vitaminas, productos botánicos, minerales y herbáceos.

No olvide hablar de los alimentos que consume. Si le van a formular una nueva medicina, pregunte: ¿Puedo tomarla con otras medicinas o suplementos? ¿Debo evitar alimentos, bebidas u otros productos? ¿Qué señales sobre interacciones de medicamentos debo conocer? ¿Cómo funcionará la medicina en mi cuerpo? ¿En dónde puedo encontrar más información acerca de la medicina o de mi estado de salud? Algunas veces distintas medicinas, vendidas sin receta, pueden tener el mismo "ingrediente activo". Si está tomando más de una, preste particular atención para no ingerir demasiada cantidad del mismo componente.


Ejemplos de interacción.

Medicinas para la acidez, con Ranitidina tiene riesgos si está tomando teofilina (para el asma), warferina (anticoagulante) o fenotoína (para convulsiones).

Los antihistamínicos (para alergias) deben darse con precaución si se mezclan con sedantes, tranquilizantes, antidepresivos o antihipertensivos.

Los antigripales no pueden recetarse o venderse a quienes tomen drogas para la tensión o tranquilizantes.

Los antiparasitarios y antiamibianos son peligrosos si se mezclan con alcohol. Hay que ser cautelosos si con los analgésicos derivados de la morfina se administran tranquilizantes. También cuando con los tratamientos para la impotencia se administran vasodilatadores.

Tampoco puede recibir medicinas para la tos si sufre de glaucoma o de la próstata, lo mismo que si está tomando medicamentos para el insomnio y tiene enfisema, bronquitis crónica, glaucoma o prostatitis.

Es preciso alertar a los conductores sobre la existencia de riesgos asociados a determinados medicamentos, que pueden alterar sus capacidades físicas y psíquicas a la hora de conducir.


Sepa usted...

Antiinflamatorios
Leer las etiquetas de los antiinflamatorios y seguir las instrucciones al pie de la letra, le podría ahorrar muchos malestares y malos ratos e incluso, podría salvarle la vida.

Las etiquetas contienen información crucial: cómo hay que tomarlos, las dosis recomendadas y sus potenciales efectos secundarios.

Si tenemos en cuenta esta información, los riesgos asociados con el mal uso de este tipo de medicamentos disminuirían de forma drástica.


Fuente: Clic aquí





Recomendado  
 







Contactar con el fundador de H&L El Salvador. Sabino H. Larios, Comisionista y promotor de negocios por Internet.



Sígueme en Twitter


Sígueme en +Google
Sabino Lariosen Google+

Suscríbete a mi Canal Youtube


Suscríbete a mi Blog
Follow Sabino Larios ® on WordPress.com


Sígueme en Instagram
Instagram

Sígueme en LinkedIn
Ver el perfil de J. Sabino H. L. (El Salvador) en LinkedIn

Telegram: @JSHernandezL
Skype: elsalvadorservicios
E-mail: contacto@sabinolarios.com

Bookmark and Share




Usted está utilizando: CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)
Su IP es: 54.196.201.241





Administrar Twitter en tu negocio con ManageFlitter




 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Tus archivos en cualquier parte  
   
Publicidad  
 

Prefiere lo nuestro



Compartir en Facebook





 
71820 visitantes (105057 clics a subpáginas)
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=